Horario: Lunes a Viernes de 9h a 13:30h y de 16h a 19h.
JUN
18

El riesgo de los recambios piratas

Los recambios de automóviles son piezas de alta ingeniería, desarrolladas con ciertas especificaciones para cumplir unos parámetros que son los que hacen funcionar el vehículo con seguridad y dentro de las especificaciones que declara el fabricante, sin embargo cada vez son más habituales los repuestos fabricados en china que no pasan los controles de calidad.

Hace unos días la Dirección General de Tráfico ha realizado un reportaje sobre los recambios pirata y el efecto que estos tienen en los vehículos ante el desconocimiento del usuario final.

Esto no es solo responsabilidad del usuario, es sobre todo, responsabilidad el taller que no puede ahorrarse un céntimo en la seguridad de sus clientes.

Por piezas, los riesgos que supone la instalación de recambios piratas son:

  • Airbags: una activación incorrecta, a destiempo o con una dinámica errónea pueden ser fatales en un accidente de tráfico ya que aunque este no revistiera gravedad, un mal funcionamiento puede hacer saltar astillas de plástico, cristal u otros elementos que dañen potencialmente al accidentado.
  • Amortiguadores: Uno de los recambios de baja calidad más utilizados por el coste que suponen lo originales. Estos pueden reducir la adherencia y la eficacia de los neumáticos, además de concurrir en un mayor desgaste de piezas móviles como las rótulas de dirección.
  • Baterías: El rey de los recambios piratas y uno de los que más problemas presentan. Alta tasa de descarga, dificultades para arrancar en frio, alto desgaste con las temperaturas o fallos en ordenadores de a bordo o sistemas de seguridad son los fallos más producidos.
  • Catalizadores: el incremento de gases puede llegar a producir daños al motor, además de no pasar la ITV.
  • Iluminación, faros y bombillas: Un descenso en la visibilidad no solo es un riesgo para el conductor, también para el resto de ocupantes de la vía.
  • Filtros: Un filtro pirata puede incrementar el consumo de combustible y la pérdida de potencia. Esto, sostenido en el tiempo, puede llegar a causar daños al motor.
  • Neumáticos: Son el punto de contacto con la carretera y unos neumáticos que no superen las pruebas de calidad son susceptibles de provocar un accidente, ya sea por pérdida de adherencia o por la inseguridad que producen en la conducción.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecer contenidos adaptados a sus intereses. Si sigue navegando sin cambiar la configuración, consideramos que acepta su uso. Ver nuestra política de cookies